EL-INFIRERNO-960-X-250

El “verdadero” infierno y el castigo de Dios en la Biblia

SIGN-3

 

Es incredible y muy lamentable encontrar que sólo del infierno existen tantas teorías como personas que las escriben. Ninguno se pone de acuerdo, cada quien inventa su propia historia y, lo más lamentable, la sostienen con una seguridad como si hubieran estado allá y se les hubiera permitido regresar para contarlo.

Uno dice que el infierno es eterno e el sufrimiento es idéntico para todos, otros dicen que hay niveles de sufrimiento, otros dicen que es posible salir de allí, otros afirman que no es posible jamás salir de él.

Cierto teólogo ha llegado hasta afirmar que, a pesar de la infinita misericordia de Dios, él sí castiga los 15, 30, 50 o 60 años de una vida de pecado de una persona con un castigo que debe durar para siempre. Y la explicación que él emplea para justificar una aseveración tan descabellada, es que Dios es infinito, y que por lo tanto, como los pecados son directamente contra él, el Ser infinito, deben pagarse con una condenación igualmente infinita.

Otro dice que los niños, incluyendo bebés de apenas días, semanas o meses de vida, que murieron sin ser bautizados, son castigados algo menos que los adultos, en una parte del infierno con menos sufrimiento, pero allí estarán por la eternidad, año tras año, siglo tras siglo y milenio tras milenio, sufriendo en el fuego y el tormento de los demonios para siempre, sólo porque no fueron bautizados, por la omisión de sus padres.

Aberraciones como estas son las que deforman de manera grotesca la naturaleza y el carácter de Dios, y hacen que la gente se espante de la religion y de la iglesia, se aleje y prefiera una vida sin Dios. Y la verdad, no los culpo. Yo haría lo mismo. ¿A quién puede interesarle adorar un Dios tan injusto y malvado? Si este fuera mi Dios, nunca me acercaría a él por amor. ¿Cómo podría amar a un ser tan horripilante? Más bien lo buscaría por temor, por el terror de imaginar que me pueda dar un castigo tan horrible. Un dios así no podría jamás recibir un amor verdadero de parte de nadie.

Pero alabo a mi Dios y le doy gracias porque su Palabra nos habla de un Ser de infinito amor, compasivo, perdonador y misericordioso.

Sin embargo, la misericordia y el amor de Dios no justifica ni exonera el pecado ni al pecador, como veremos a continuación.

 

EL CASTIGO DE DIOS SERA JUSTO
PAGANDO A CADA UNO SEGUN SUS PECADOS

Definitivamente la Biblia habla clarísimo de un castigo final y espantoso para los pecadores. Cristo dijo que tan severo será el castigo, que “allí será el lloro y el crujir de dientes”.

Pero Dios es un Dios ante todo justo, y es por ello que las Escrituras hablan de que el pagará “a cada uno según sus obras”, no un castigo eterno de dolor en pago por unos años de pecado. Y obviamente no un mismo castigo a alguien que cometió ciertos pecados leves, en contraste con aquel que cometió pecados mucho más graves, o incluso atrocidades contra muchas personas o la misma humanidad. Dios pagará a cada uno según su maldad y la severidad de sus acciones.

Dijo el Señor Jesús: “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.” – S. Mateo 16:27. Esta afirmación se repite contantemente en los 4 evangelios y por toda la Biblia. Dios pagará a cada un oegún sus obras, no de manera injusta, castigando por la eternidad los pecados de unos cuantos años. Y mucho menos pagar por igual a un adolescente que apenas tuvo tiempo de hacer maldades, tanto como a un criminal, violador y homicida. Todos recibirán su pago, “según sus obras”. Eso es ser justo, eso es lo que uno esperaría de un Dios Justo y Santo.

 

LA BIBLIA DICE MUCHO MAS ACERCA DE PAGAR A CADA UNO SEGUN SUS OBRAS:

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras. – Jeremías 17:9, 10

La mañana viene para ti, oh morador de la tierra; el tiempo viene, cercano está el día; día de tumulto, y no de alegría, sobre los montes. Ahora pronto derramaré mi ira sobre ti, y cumpliré en ti mi furor, y te juzgaré según tus caminos; y pondré sobre ti tus abominaciones. Y mi ojo no perdonará, ni tendré misericordia; según tus caminos pondré sobre ti, y en medio de ti estarán tus abominaciones; y sabréis que yo Jehová soy el que castiga. – Ezequiel 7:7-9

Porque cercano está el día de Jehová sobre todas las naciones; como tú hiciste se hará contigo; tu recompensa volverá sobre tu cabeza. – Abdías 1:15

Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación. – 1º de Pedro 1:17

 

EL CASTIGO FINAL DE LOS PECADORES
ES QUE SERAN TOTALMENTE CONSUMIDOS POR EL FUEGO,
MORIRAN CONVERTIDOS EN CENIZA
Y SU MEMORIA DESAPARECERA PARA SIEMPRE

La Biblia habla del castigo final por fuego que acabará con la destrucción y la muerte completa y definitiva de los pecadores. Todos – incluyendo el mismo Satanás y sus ángeles rebeldes, como veremos en la Biblia- serán totalmente consumidos por el fuego, y hasta su recuerdo desaparecerá:

Mas los impíos perecerán, y los enemigos de Jehová como la grasa de los carneros serán consumidos; se disiparán como el humo. – Salmo 37:20

Espera en Jehová, y guarda su camino, y él te exaltará para heredar la tierra; cuando sean destruidos los pecadores, lo verás. – Salmo 37:34

Vi yo al impío sumamente enaltecido, y que se extendía como laurel verde. Pero él pasó, y he aquí ya no estaba; lo busqué, y no fue hallado. – Salmo 37:35, 36

Mas los transgresores serán todos a una destruidos; la posteridad de los impíos será extinguida. – Salmo 37:38

Pero los rebeldes y pecadores a una serán quebrantados, y los que dejan a Jehová serán consumidos. – Isaías 1:28

Estruendo de multitud en los montes, como de mucho pueblo; estruendo de ruido de reinos, de naciones reunidas; Jehová de los ejércitos pasa revista a las tropas para la batalla. Vienen de lejana tierra, de lo postrero de los cielos, Jehová y los instrumentos de su ira, para destruir toda la tierra. Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso. Por tanto, toda mano se debilitará, y desfallecerá todo corazón de hombre, y se llenarán de terror; angustias y dolores se apoderarán de ellos; tendrán dolores como mujer de parto; se asombrará cada cual al mirar a su compañero; sus rostros, rostros de llamas. He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores. – Isaías 13:4-9

Muertos son, no vivirán; han fallecido, no resucitarán; porque los castigaste, y destruiste y deshiciste todo su recuerdo. – Isaías 26:14

Porque el violento será acabado, y el escarnecedor será consumido; serán destruidos todos los que se desvelan para hacer iniquidad, los que hacen pecar al hombre en palabra; los que arman lazo al que reprendía en la puerta, y pervierten la causa del justo con vanidad. – Isaías 29:20, 21

Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden. Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán. – Oseas 4:1-3

Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente. Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento, día de trompeta y de algazara sobre las ciudades fortificadas, y sobre las altas torres. Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Jehová; y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol. Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra. – Sofonías 1:14-18

Destruiré por completo todas las cosas de sobre la faz de la tierra, dice Jehová. Destruiré los hombres y las bestias; destruiré las aves del cielo y los peces del mar, y cortaré a los impíos; y raeré a los hombres de sobre la faz de la tierra, dice Jehová. – Sofonías 1:2, 3

Por tanto, esperadme, dice Jehová, hasta el día que me levante para juzgaros; porque mi determinación es reunir las naciones, juntar los reinos, para derramar sobre ellos mi enojo, todo el ardor de mi ira; por el fuego de mi celo será consumida toda la tierra. – Sofonías 3:8

Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados. – Romanos 2:12

Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo! – Hebreos 10:26-31

Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. – Apocalipsis 20:9

 

ESTE CASTIGO SERA JUSTO, LIMITADO A PAGAR A CADA UNO SEGUN HAYA SIDO SU MALDAD Y SU PECADO.
DE NINGUNA MANERA SERA ETERNO

El enojo de Dios durará hasta que haya cumplido su castigo, consumiendo con fuego a los pecadores, y no para siempre:

Porque ¿quién estuvo en el secreto de Jehová, y vio, y oyó su palabra? ¿Quién estuvo atento a su palabra, y la oyó? He aquí que la tempestad de Jehová saldrá con furor; y la tempestad que está preparada caerá sobre la cabeza de los malos. No se apartará el furor de Jehová hasta que lo haya hecho, y hasta que haya cumplido los pensamientos de su corazón; en los postreros días lo entenderéis cumplidamente. – Jeremías 23:18-20

Y se cumplirá mi furor y saciaré en ellos mi enojo, y tomaré satisfacción; y sabrán que yo Jehová he hablado en mi celo, cuando cumpla en ellos mi enojo. – Ezequiel 5:13

 

SATANAS Y LOS ANGELES CAIDOS
SERAN CONSUMIDOS Y DESTRUIDOS
JUNTO CON TODOS LOS PECADORES

El mismo Satanás y sus ángeles caídos correrán con la misma suerte: Con todos los impíos serán destruídos y consumidos para siempre:

¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo. Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel? Todos los reyes de las naciones, todos ellos yacen con honra cada uno en su morada; pero tú echado eres de tu sepulcro como vástago abominable, como vestido de muertos pasados a espada, que descendieron al fondo de la sepultura; como cuerpo muerto hollado. No serás contado con ellos en la sepultura; porque tú destruiste tu tierra, mataste a tu pueblo. No será nombrada para siempre la descendencia de los malignos. – Isaías 14:12-20

Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti. Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser. – Ezequiel 28:11-19

Nota que la sentencia contra Satanás, el líder de la rebelión contra Dios, será cnovertido en ceniza por el fuego, y para siempre dejará de ser.

 

VER TAMBIEN