Significado (etimología) de las palabras traducidas en la Biblia como “espíritu” y “alma”

SIGN-3

 

El siguiente es un análisis etimológico exhaustivo de las palabras que en las Sagradas Escrituras traducen como “alma” o “espíritu”, y que erróneamente se han interpretado como entidades que se desprenden del cuerpo y continúan una nueva forma de vida conciente después de la muerte. Este concepto es totalmente de invención humana, y no tiene en lo absoluto ningún fundamento en la Biblia.

La creencia popular de que el alma (o espíritu) es una personalidad o entidad inmaterial –algo separado del cuerpo físico–, que sobrevive a la muerte y que luego de ella vuela a regiones extraterrestres, no está en la Biblia. Tampoco se encuentran en ella los conceptos de “espíritu inmortal”o “alma inmortal”, que se usan intercambiablemente.

Para entender esto es necesario que volvamos a los idiomas originales de las Sagradas Escrituras: hebreo, arameo y griego. Hay tres palabras en la Biblia – néfesh, rúaj y neshamah – que se han traducido como “alma” o “espíritu”.

El problema fundamental es que no existe en castellano un equivalente exacto de estas tres palabras. También, en el modo de pensar hebreo no existe la separación de cuerpo y alma; el ser humano es un todo, un ser completo, sin división.

Habiendo dicho esto, es sumamente interesante considerar los usos de las palabras que en la Biblia se traducen como “alma” o “espíritu”, lo cual nos permitirá entender mucho más claramente el asunto de la vida después de la muerte.

 

Una representación del concepto del espíritu vagando
por el espacio después de la muerte.
1. NÉFESH [femenino] = Alma

Se traduce como alma, en el sentido de algo material, físico, tangible. Generalmente se refiere a persona, criatura o ser y, por supuesto, no es inmortal.

Del hebreo traduce como “aliento”, “persona”, “vida”, “emociones”, “apetitos” [del verbo nâfash, “respirar”]; gr. psuje, “aliento”, “vida”, “principio de vida”, “criatura viviente”, “persona”, “sentimientos”, “afectos”).

Los términos así traducidos tienen diversos significados. La primera vez que aparece (Gn. 2:7), nefesh designa al hombre, quien llegó a la existencia cuando la divina chispa de vida tocó y animó su cuerpo físico formado del polvo de la tierra.

En forma similar, una nueva alma llega a existir cada vez que nace un niño; cada “alma” llega a ser una nueva unidad de vida, singularmente diferente y separada de todas las otras formas similares. Esta cualidad de la individualidad de cada ser viviente, que la diferencia como una entidad singular, parece ser la idea destacada por el término nefesh. Cuando se usa en este sentido, nefesh no es una parte de la persona; es la persona y, en muchos casos, se traduce como “persona” (Gn. 14:21; Ex. 16:16; Lv. 11:43, 44; Dt. 10:22; etc; cf Sal. 3:2, literalmente “de mi nefesh “) o alguna forma que incluya la idea de “sí mismo” (Job 32:2; Is. 46:2; Jer. 37:9; etc.).

Por otro lado, expresiones como “mi alma”, “tu alma”, “su alma”, etc., generalmente son formas de los pronombres “yo”, “mi”, “tú”, etc. (Gn. 12:13; Lv. 16:29, 31; Jos. 23:11, 14; Sal. 25:20; Jer. 20:13; etc.).

En más de 85 casos la RVR (Biblia Reina Varela Revisada) traduce nefesh como “vida” (Gn. 9:4, 5; 1 S. 19:5; Job 2:4, 6; Sal. 31:13; etc.).

A menudo nefesh se refiere también a los deseos, los apetitos o las pasiones (Dt. 23:24, literalmente “saciar tu nefesh”; Pr. 23:2, literalmente “si eres nefesh dado al apetito”; Ec. 6:7, literalmente “el deseo de su nefesh no se sacia”). Se puede referir a la sede de los afectos (Gn. 34:3; Cnt. 1:7; etc.), y a veces representa la parte volitiva del hombre (Dt. 23:24, “hasta tu nefesh”; Sal. 105:22, “como su nefesh lo quisiese”; Jer. 34:16).

En Nm. 31:19 se dice que el nefesh (traducido “persona”) puede ser muerto, y en Jue. 16:30 (traducido “yo”) el nefesh muere. En Nm. 5:2 y 9:6 (“muerto”) nefesh se refiere a cadáveres (cf Lv. 19:28; Nm. 9:7,10).

En el NT el uso de la palabra griega psuje es similar al de nefesh en el AT: es tanto la vida animal como la vida humana (Ap. 16:3). En la RVR se ha traducido 32 veces sencillamente por “vida” o “vidas” (Mt. 6:25; 16:25; Lc. 12:22, 23; etc.). En algunos casos se la usa para indicar “personas” (Hch. 2:41, 42; 7:14; Ro. 2:9; 1 P. 3:20; etc.). En otros casos se refiere a las emociones (Mr. 14:34; Lc. 2:35), a la mente (Hch. 14:2, 22; Fil. 1:27) o al corazón (Ef. 6:6).

Leamos algunos usos de néfesh:

Wayiqrá [Levítico] 17:11 “Porque la vida [néfesh] de la carne está en la sangre, y Yo [Yahweh] se la he asignado a ustedes para hacer expiación sobre el altar por sus vidas [néfesh]; pues es la sangre la que realiza la expiación por la vida [néfesh].”

Ahora leamos y examinemos el versículo que describe la creación de Adan:

Bereshit [Génesis] 2:7 “Y יהוה [Yahweh] Elohim formó [wayatsar] al hombre [adam] del polvo de la tierra [admah] y sopló en su nariz el aliento [neshamah] de vida; y el hombre se convirtió en un ser –alma– [néfesh] viviente.”

Cuando Yahweh formó a Adam [Adán] del polvo de la tierra, él no era todavía una criatura viviente. Es cuando el Creador sopla el aliento de vida en la nariz de Adam, que éste se convierte en una criatura viviente, un ser, una persona.

En algunas traducciones de la Biblia, néfesh se ha traducido como “persona”, mientras que en otras como “alma”. Como dice el dicho “para muestra sólo un botón”; pero mejor son dos.

Leamos:

Bereshit [Génesis] 12:5 “Cuando Avram se dirigió a la tierra de Kenaan [Canaán] tomó a su esposa Saray, a su sobrino Lot –el hijo de su hermano–, toda la riqueza que habían acumulado y a las personas [néfesh] que habían adquirido en Jarán. Y a la tierra de Kenaan llegaron.”

Bereshit [Génesis] 46:22 “Estos fueron los descendientes de Rajel [Raquel] que le nacieron a Yaaqov, en total catorce personas [néfesh].”

Por ejemplo, en estos dos versículos néfesh se traduce de las dos formas por Reina-Valera. La edición de 1995 traduce néfesh como “personas”; mientras que en la edición de 1985 néfesh es traducida como “almas”, porque en realidad la palabra “alma” es “ser viviente” o “persona”.

Regresar Arriba
2. RÚAJ [femenino] = Espíritu, viento, aliento.

Del hebreo y arameo rúaj es “aliento”, “viento”, “elemento vital”, “mente”.

Su equivalente en el Nuevo Testamento es la palabra griega Pnéuma [del verbo pnéÇ, “soplar”, “respirar”], “aliento”, “viento”, “espíritu”).

Es la energía divina o principio de vida que anima a los seres humanos.

Mientras la palabra heb. nefesh, “alma”, denota individualidad o personalidad, rûaj , “espíritu”, se refiere a la chispa de energía vital que es esencial para la existencia individual.

Rûaj aparece 377 veces en el AT, y en la mayoría de los casos se traduce como “espíritu”,”viento” o “aliento” (Gn. 8:1; etc.). También se lo usa para indicar vitalidad (Jue. 15:19), valor (Jos. 2:11), mal genio o ira (Jue. 8:3), disposición (Is. 54:6), carácter moral (Ez. 11:19) y el asiento de las emociones (1 S. 1:15).

En el sentido de aliento, el rûaj de los hombres es idéntico al de los animales (Ec. 3:19). El rûaj de los hombres deja el cuerpo en ocasión de la muerte (Sal. 146:4) y vuelve a Dios (Ec. 12:7; cf Job 34:14).

Con frecuencia rûaj se usa para designar al Espíritu de Dios (Is. 63:10). Pero con referencia al hombre, nunca se la usa para denotar una entidad inteligente y consciente capaz de existir separada de un cuerpo físico.

El equivalente de rûaj en el NT es pnéuma. Como ocurre con rûaj , no hay nada inherente a la palabra pnéuma que indique una entidad en el hombre que pueda tener una existencia consciente fuera del cuerpo, ni que el uso del NT con respecto al hombre de alguna manera implique tal concepto. En pasajes como Ro. 8:15, 1 Co. 4:21, 2 Ti. 1:7 y 1 Jn. 4:6, pnéuma describe “actitud”, “disposición de ánimo” o “estado de sentimientos”. También se usa para varios aspectos de la personalidad (Gá. 6:1; Ro. 12:11; etc.). Como ocurre con rûaj, el pnéuma vuelve al Señor al morir (Lc. 23:46; Hch. 7:59). Como rûaj, pnéuma también se usa para designar al Espíritu de Dios (1 Co. 2:11, 14; Ef. 4:30; He. 2:4; 1 P 1:12; 2 P. 1:21; etc.). De Mt. 14:26 y Mr. 6:49 se suele extraer el concepto erróneo de ser espiritual, cuando en realidad el vocablo gr. fántasma, “fantasma”, “espectro”, claramente se refiere a lo que se cree ver -soñando o despierto- ya sea real o imaginario.

Es curioso notar que la palabra neumático viene de la palabra griega pnéuma, puesto que se infla con aire, viento, aliento, que es precisamente el mismo soplo o aliento de vida encontrado en la Biblia.

Veamos algunos ejemplos de su uso:

Bereshit [Génesis] 8:1 “Elohim se acordó de Nóaj y de todos los animales salvajes y domésticos que estaban con él en el arca. Y Elohim hizo que soplara un viento [rúaj] por toda la tierra, de modo que las aguas comenzaron a bajar.”

Shemot [Éxodo] 10:13 “Así que Mosheh [Moisés] extendió su vara sobre la tierra de Egipto, y יהוה [Yahweh] hizo que un viento [rúaj] del este soplara sobre la tierra todo el día y toda la noche. A la mañana siguiente, el viento [rúaj] oriental había traído las langostas.”

Shemot [Éxodo] 14:21 “Entonces Mosheh [Moisés] extendió su brazo sobre el mar y יהוה [Yahweh] causó que el mar se retrajera con un viento [rúaj] fuerte del este –durante toda aquella noche– partiendo las aguas del mar en dos, creando una brecha de suelo seco.”

Bereshit [Génesis] 7:15, 21, 22 “Vinieron a Nóaj [Noé] y entraron en el arca, parejas de toda carne en los que había aliento [rúaj] de vida […] Y perecieron todos los seres vivientes que se mueven en la tierra –criaturas voladoras, animales domésticos y salvajes, todos los reptiles que se arrastran sobre la tierra y todo hombre. Pereció todo lo que tenía en su nariz el más leve aliento [rúaj] de vida, todo lo que había en tierra seca.”

Bereshit [Génesis] 1:2 “La tierra estaba sin forma y vacía; la oscuridad cubría la superficie del abismo y el espíritu [rúaj] de Elohim se movía sobre la superficie del agua.”

Shemot [Éxodo] 31:3 “Lo he dotado del espíritu [rúaj] de Elohim en sabiduría, en inteligencia y en toda clase de labor.”

1ª Melakhim [Reyes] 10:4, 5 “La reina de Shebá se quedó sin aliento [rúaj] cuando vio toda la sabiduría de Shelomoh [salomón], el palacio que había edificado, los manjares de su mesa, las sillas de sus cortesanos, la presentación y las vestiduras de sus siervos, su servicio de vino y las ofrendas quemadas que presentaba en la Casa de יהוה. (Nota: la expresión hebrea ‘quedar sin aliento’ significa ‘sentir asombro’, ‘atónito’).

Regresar Arriba
3. NESHAMAH [femenino].

Se traduce como aliento.

“Aliento”, neshamah. Proveniente de la Fuente de toda vida, el principio vitalizador entró en el cuerpo inerte de Adán. El instrumento por el cual la chispa de vida fue transferida a su cuerpo se dice que es el “aliento” de Dios. El mismo pensamiento aparece en Job 33: 4: .”El soplo [neshamah] del Omnipotente me dio vida”. Impartido al hombre, el “aliento” es equivalente a su vida; es la vida misma (Isa. 2: 22). En la muerte, “no quedó en él aliento [neshamah, vida]” (1 Rey. 17: 17). Este “aliento de vida” en el hombre no difiere en nada del “aliento de vida” de los animales, pues todos reciben su vida de Dios (Gén 7: 22; Ecl. 3: 19). Por lo tanto, no puede ser ni la mente ni la inteligencia.

Bereshit [Génesis] 2:7 “Y יהוה [Yahweh] Elohim formó [wayatsar] al hombre [adam] del polvo de la tierra [admah] y sopló en su nariz el aliento [neshamah] de vida; y el hombre se convirtió en un ser –alma– [néfesh] viviente.

Iyov [Job] 27:3 “Mientras mi aliento [neshamah] esté en mí, y el espíritu [rúaj] de Elóah esté en mi nariz.”

 

VER TAMBIEN

PUEDES TAMBIEN VER